viernes, 2 de septiembre de 2011

Ser Colombiano y no morir en el intento.


La conciencia de ser un Colombiano, se logra, por lo menos, en el último año del bachillerato, o en los primero años de la universidad. Si tiene suerte de ingresar a una publica. O los padres tienen el dinero para enviarlo a una universidad medianamente buena y lo suficientemente barata. De entrada, se encuentra usted que desde la niñez es un completo proceso acceder a un colegio público que quede cerca de su casa, es cruel ver el espectáculo de los niños en la calles de Bogotá, casi al punto de la hipertermia a las 5 Am esperando la ruta para ir a un colegio queda a cientos de metros. Cae diferente esta precisa realidad cuando nos trasladamos a las ciudades y pueblos de norte de Colombia. Donde se dan las situaciones más atípicas del mundo, como  quienes reciben  las clases debajo de un “Palo e’ mango”, porque un vendaval dejó sin techo nuestras escuelas. Peor, que para poder llegar al colegio deba caminar en 5 a 10 kilómetros diarios, tácitamente estaríamos formando atletas de marcha rápida, todo a la criolla. Es muy a la criolla.

Pero en Colombia esto no es nada raro, si ya practicamos cesáreas en el garaje de la casa; hemos llegado a desarrollar altas técnica de adiestramiento de animales, tales que hemos logrado perros Violadores. Yo diría que es una evolución, nueva clase de orden mundial en la categoría de los sádicos. Pero en Colombia, si tu perro: Daña, hiere, mutila, mata y ahora “Viola”, nuestro código penal no contempla esto como un delito. Lo siento, sino le gusta váyase a USA donde si judicializan tales cosas. Señores encargados de la magna tarea de hacer las leyes, díganle eso a los padres del niño agredido. Pero eso no importa, porque nos conformamos con la patética información que un estudio nos coloca como unos de los países donde la gente dice que es feliz. ¿Qué más le toca a uno?, reírse.

Luego de pasar por época del colegio, viene la hermosa universidad donde se conoce el alcohol, el cigarrillo, las drogas, las mujeres –las que no son de su casa, son de la de cualquiera–, pero con esfuerzo un gran de numero de valientes Colombianos logra terminar, claro está, pasando por lo menos por 145 manifestaciones –tiraderas de piedra–, por la subida repentina de los precios de la matriculas, 23 paros de maestros, por lo menos 2 alzas a los precios de los pasajes de los buses, y quienes estudiaron en la nacional, ver el no agradable trasero Mockusiano, innumerables factores que a cualquiera le darían suficientes razones para claudicar, pero no, nunca a un Colombiano, hecho en su 99% de una cualidad tan escasa en el mundo llamada Perseverancia. Colombianza, perseverancia a la Colombiana.

Muchos de los Colombianos viven, vivimos exigiendo igualdad de derechos, y que con todo derecho pedimos porque además de comernos el cuento que somos iguales ante la ley y la obligatoriedad del cumplimiento de los deberes adquiridos por la ciudadanía, no entendemos porque algunos tienen el privilegio de no prestar el servicio militar. Los hijos de Ex Presidente Álvaro Uribe Vélez: Tomas y Gerónimo Uribe; el hijo del Ex Presidente Cesar Gaviria: Simón Gaviria; Los Hijos del asesinado candidato a la presidencia Luis Carlos Galán, los hermanos: Juan Manuel, Carlos Fernando y Claudio Mario Galán; también, los hijos del actual presidente de los Colombianos: Martin y Esteban Santos –faltó Marian Antonia pero ella de seguro será Canciller–. Por ejemplo ninguno de ellos se ha acercado a lo que es portar un uniforme y servir al país, tal como se debe. Los que más cerca de ello estuvieron, fueron los hijos del presidente Santos, cuando un Domingo de Picnic siendo él ministro de Defensa, organizó un paseo de olla con los amiguitos de sus hijos, pero en un Helicóptero Black Hawk. La culpa no es de ellos, en ultima es de nosotros por ser permisivos con esas cosas.

Ser Colombiano, es un acto de [V]erraquera, aunque mi Word me obligue a escribirlo con ”V” pienso que es con “B”, más allá, que la ingeniosa forma en cómo Santofimio coaccionó a Pablo Escobar para eliminar  a quien sería su piedra en el zapato. Aun mas allá, que la ingeniosa e inexplicable forma en cómo se redactó el código penal que permite que una persona como Garavito que mató a más de 150 niños no pague más de 40 años de cárcel. Teniendo beneficios de rebajas de pena por conceptos tan estúpidos como estudiar, leer la biblia, buena conducto –¿qué buena conducta tiene un criminal, limpiar la sangre luego de matar? –, colaborar para encontrar los cuerpos de los niños que vilmente asesinó, violó, mutiló, despedazó. Lo siento, Señora Fiscal General de la nación,  pero creo que usted aun con un solo ojo puede ver que esto no se podría permitir. No, no en un lugar como Colombia. Donde nos duele tanto todo y olvidamos tan rápido. Es mejor ahora castigar por que sufrimos de amnesia selectiva.

Ser Colombiano es un acto de Dignidad frecuente, quincenal, mensual, o recuerde cada que recibe su salario, que con el sudor de frente, se paga la salud de otros que no pueden o no quieren pagar su salud Obligatoria. –No seas idiota, metete por el SISBEN y todo sale gratis, o casi gratis–, la Ley 100, fue fantástica, liberó al estado en gran parte de la responsabilidad de la salud del pueblo

Colofón

Pero lo que aun me parece más un acto de más pura expresión de nuestra Colombianidad, es, que el pueblo pague sus candidatos por lanzarse o participe en las contiendas electorales. 
Como también que si usted es nombrado por el sistema –claro está, al Azar– como Jurado de votación, en caso que no se presente o deje su puesto, que constitucionalmente es también su deber. Deberá pagar la no despreciable suma de 10 salarios mínimos mensuales vigentes, seguramente aquel dinero pasara en las próximas elecciones a ser parte de las arcas de los partidos aun así si estos son verdes o no. Y aun no han podido quitarle a los Nule una pequeña parte de lo que nos quitaron. De los que nos robaron.

La verdad si cualquier persona se quiere lanzar, que lo haga, pero que no salga ni un peso de los Colombianos para alcahuetear la holgazanería de muchos partidos. Como una consulta interna entre 3 patéticos viejos verdes.





Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui: