jueves, 7 de julio de 2011

Sin vida.

Ojala me hubieras conocido en los momentos
que era más feliz, quizás te hubiera hecho tan feliz.
Ya no me recordarías tanto como yo; allá en tu vida, quizás
también sientes que te hace falta mi vida.

Me duele tanto el momento que hoy vivo,
porque bien sería distinto si tu no fueras quien eres,
y yo no intentare ser quien tú quieres que sea. Solo tuyo, solo mía.

Que lastima que soy y fui presa de vivir, lo siento por los dos
no te conocí cuando debía, solo te ame cuando podía y hoy
aun cuando lo intento tercamente, olvidarte, en vano no podría.

Cuán grande mi tristeza, que vives tan cerca de mi vida,
que a diario me tropiezo contigo en mi mente,
preciso cuando intento no pensar en ti.

Golpéame el corazón con la verdad y miéntele a diario a él,
vivo a diario tu beso de despedida y siento que aun lejos
estoy en tu vida, como tú en la mía. Dime la verdad, no eres mía.

Como quisiera que mi corazón fuera más grande, y que esta pena
fuera más pequeña. Sería tan fácil perder esta pena
en un laberinto de amor, sería tan fácil perder tu recuerdo en mi amor.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui: