viernes, 22 de mayo de 2009

Nada ha de sorprenderme si viene de ti.

Lo que no he de esperar, es aquello que no me has prometido.
Aun cuando nunca lo has mencionado.
Que dulce puede resultar la venganza, en las manos de quien la toma.
Nuestra fuerza fue disipada por el paso de los días.
Tus sentimientos añejaron tus nubladas intenciones.

Lo enredado de esta situación es que jugamos a engañarnos.
De frente ofendiéndonos bajo el velo de lo que fingimos es amor.
Convencido estoy que sera un final igual que otros ya vividos.
Cuando tengas el valor de decirme a los ojos somos dos y el(ella/ellas/ellos).
Permiteme reír, no soy quien la gente vera con ojos de juez.

Lo he presentido, lo he asumido, completamente lo he olvidado.Aun a tu lado.
Pretendeme en el olvido, la aparicion de una nueva imagen en mi mente.
Que las falsas caricias no invadan mi piel, insurgentes en otra piel.
No tendre que guardar un poco de intencion de venganza cuando ya antes me vengué.
Si sientes que estamos a mano entonces bien adiós es lo que nos resta decir.


Amiga espero te guste. Ya algo parecido viví. Te entiendo, te quiero. Nada es lo suficientemente necesario en nuestras vidas como para no querer vivir. No, no tanto como el aire.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui: