viernes, 22 de mayo de 2009

Esos momentos....


Cuando te conocí, tímida mi mente aun no se atrevía a pensarte. 
Sí el nervio que mis manos sentían no me permitían tocarte mas. 
Con los días, llegaron una a una, cargadas de emociones las
razones para hacerlo.

Cuando te quise, nunca dudé. Cuando te amé, nunca fallé.
Pero cuando te intenté olvidar no tuve otra salida y claudiqué. 
En mis cicatrices matizadas por los sinsabores tu nombre atenué,
mas sin embargo todo lo perdoné y solo puedo decir que te adoré.

En mis días, todos fueron tuyos, juntos con sus noches y sus días.
El sol que me alumbraba en el día, y luna que me iluminaba en mis noches,
largas, pensando en lo que pudo ser y no fue.

Cuando te despediste, tus dedos hacían una entrada de redoblantes 
esperando que tus palabras en su oscuro camino; de tu mente hasta mis oídos,
no quedasen presas en la tundra de tu garganta y escuchar aquello por lo que 
hasta el día de hoy te recuerdo.

Cuando dijiste adiós, mis ojos se hicieron mar, mi mente fue mezcla 
y tus manos se hicieron por un momento insurgentes en mi piel. 
Di solo dos pasos a la derecha de tus pasos, pero seguí con mi 
vida mirando de cerca la tuya y tú no la mía. 

“”Hoy recordé que los humanos no olvidamos, solo aprendemos a vivir con el recuerdo de aquello que amamos y no nos herirnos al recordar.””

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui: